Donde estamos

Una compañía suiza comenzará a extraer dióxido de carbono del aire en Islandia este jueves, buscando transformar el gas en roca bajo la superficie en una primera prueba de una costosa tecnología que apunta a frenar el cambio climático. En el experimento, de la firma suiza Climeworks con Reykjavik Energy, costará cientos de dólares extraer cada tonelada de gas de efecto invernadero de la naturaleza y sepultarla permanentemente bajo tierra.

Climeworks planea sepultar 50 toneladas de dióxido de carbono de la atmósfera en un año, equivalente a las emisiones de gases de efecto invernadero de una sola familia estadounidense, usando ventiladores y químicos especiales en el proyecto respaldado por la Unión Europea.

Our-Office-1

Laguna de Suriguiña

Agua medicinal de Gualel.

Our-Office-2

Parroquia Gualel

Arquitectuta patrimonial en tapia, adobe y bareque.